domingo, 27 de diciembre de 2009

CRÓNICA ONÍRICA II

Me encuentro con un amigo en un sitio que desconozco. Me dice que una amiga nos va a presentar a su nuevo novio y aparecemos en una especie de bar.
La entrada del bar es un corredor largo y oscuro. Luego de pasar este corredor hay unas mesas cuadradas y pequeñas, tal vez negras, fijas al piso. contra la pared derecha, mirando desde la entrada del bar hacia el fondo, hay una banca larga para sentarse con un espaldar acolchado; frente a esta banca están dos o tres mesas, y rodeando estas mesas hay algunas sillas.

Corte.

Aparece nuestra amiga sentada en la esquina izquierda (mirando hacia la pared) de la banca. Yo estoy entre la primera y la segunda mesa, sentado en las sillas, y a mi izquierda esta mi amigo. Estamos en diagonal a nuestra amiga. Aparece un hombre que no conozco, pasa por detrás nuestro y se acerca a nuestra amiga. Le dice algo al oído y se ríen; luego de esto me mira fijamente. Parece mayor que nosotros pero no mucho, tal vez unos 35 años, es alto y tiene el pelo muy corto y con entradas. También lleva gafas.
En el momento en el que este hombre se queda mirándome, me inclino hacia la mesa, apoyo el codo derecho sobre ella y sobre mi mano apoyo mi cabeza y lo miro como tratando de decirle que quiere conmigo. El sonríe y me dice en un tono despectivo, como tratando de decirme que no me debe importar, que le estaba comentando a nuestra amiga algo sobre un computador que ella se había ganado. En ese momento ya hay mas personas con nosotros, unas 4 o 5 mas, sentadas a la derecha de mi amigo y al lado de nuestra amiga. Luego de que el hombre me ha dicho eso levanto mi rostro y le digo en tono burlesco que según lo que había oído no se lo había ganado sino que se lo había robado. Todos ríen, incluso nuestra amiga, y el hombre apenas esboza una sonrisa forzada y sigue mirándome; yo también lo miro y le sonrío a manera de burla como tratando de mostrar que estaba por encima de él.

Corte.

Sigo sentado en la misma silla con mi amigo a mi izquierda, pero ahora hay otro amigo mio a mi derecha. Miro hacia la puerta del bar y empieza a llegar mucha gente. No conozco a ninguno de los que ha entrado a excepción de un amigo de un amigo que nos saluda y luego desaparece. Vuelvo a mirar a la mesa y hay bastante comida puesta sobre unas bandejas redondas no muy grandes.
Nuestra amiga esta rodeada de mucha gente y parecen estar cantando y riendo. Mi amigo a mi izquierda parece nervioso y me pide mi celular para llamar a nuestra amiga. Le pregunto que para qué la quiere llamar y me dice que para decirle que le pase una de las bandejas con comida porque tiene mucha hambre, a pesar de haber una bandeja casi al frente nuestro y a pesar de estar a menos de dos metros de nuestra amiga. Le digo que no le voy a prestar el celular, miro hacia el frente y veo pasar una mesera. Le pido una cerveza y se la pago inmediatamente con un billete de dos mil. Le doy un sorbo y veo que al frente mio hay una pareja joven hablando. El hombre nos saluda aunque no lo conozco y la mujer nos ofrece cigarrillos. Los tres aceptamos y los encendemos. En ese momento noto que el amigo de mi derecha esta fumando cuando en la realidad el detesta el cigarrillo.

Despierto aproximadamente a las 11:30 de la mañana.

1 comentario:

  1. mmm... algunas cosas me parecen familiares... no?

    ResponderEliminar